Tiana y el sapo



Tras muchos años del matrimonio Disney-Pixar, y con una intentona de hacer una película a la vieja usanza (La princesa Giselle), es decir en 2D. Esta vez, los estudios Disney, por si solos, lo hacen con la que se supone que es la primera princesa Disney de color.

La historia es muy bonita, donde nos devuelva la magia, que ya nos hubieran entregado en películas como Aladino, y poniéndonos como banda sonora el sonido del delta del Misisipi, en la que los sueños de una pequeña niña llamada Tiana, se verán envueltos en una trama por querer hacerse un brujo de Vudu, con el dominio de New Orleans, intentando suplantar a un príncipe que llega a la ciudad, con la intención de contraer matrimonio con la amiga de Tiana Chalotte, una cría heredera de la fortuna de su padre que sueña con ser la esposa del príncipe.
En la película se contaran con multitud de personajes de los más variopinto, poniendo voces en el doblaje al castellano, como Javier Gurruchaga...
Y donde hubo mucha polémica, al presentar a Tiana como la primera princesa Disney afro-americana, Ya que el nombre escogido para la princesa sería Madeleine, llegando a decir que el nombre era un insulto y una burla racial. Poco tiempo después, se revelo que el nombre de la protagonista había cambiado, llamándola Tiana. La película en su titulo original es la de La princesa y la rana (The princess and the frog), el nombre aquí, no llego a gustar a los admiradores de las películas Disney, llegando a recoger firmas, para que la película cambiase al titulo original

Comentarios

  1. En breve iré a verla con los dos enanos...Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tambien iré a verla, soy fan.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. manel...disfrutar de ella, os gustara...

    TSI-NA-PAH... no te defraudara my friend

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Steve 'n' Seagulls farm machine (2015) La granja rockera más animada del sur

La historia del Jazz por Frank Tirro

¿Sabes? tienen un grupo de la leche. El tributo de Stephen King al Rock N' Roll