American Gangster


Hace poco que se estreno la nueva película de Ridley Scott, con su pupilo Rusell Crowe, Robin Hood, y de alguna manera hoy os quiero recordar, cual fue para mi gusto, la mejor película de este combo, American Gangster.

Muchos son los puntos que puedo llegar a poner sobre esta película, sus interpretaciones son exquisitas para cualquier buen paladar, con un Denzel Washington, haciendo de el mafioso Frank Lucas, que siendo un simple chofer, se muere el jefe y poco a poco va escalando para hacerse con el control de droga de todo el distrito, a la misma vez, teniendo a todo el barrio de Harlem ganado y a medio distrito de policía comprado aparece el policía incorruptible Rusell Crowe. Richie Roberts, es un policía que sueña con abandonar las calles para hacerse abogado. Pero el lo quiere dejar de la forma más limpia, hasta llegando a despreciar un suculento regalo de 1 millón de dolares. A eso que el se compromete a limpiar al barrio de Harlem de toda la mafia.

El metraje de la película es de 2 horas y media, donde todo el momento te estan relatando una historia. no es la tipica película que meten mucha paja, todo tiene un hilo en comun, que hace un visionado que no cansa para nada, tanto el guión como la fotografia son de fabula.

Si no la habeis visto la recomiendo al 100%.

Comentarios

  1. Pues no la he visto ,ademas no sabia que Russel Crow trabajaba en la peli,habra que verla ,gracias por la recomendaci´´on

    ResponderEliminar
  2. Tornado...una buena película, seguro que disfrutaras my friend.

    Un abrazo y gracias por tu visita y comentario.

    ResponderEliminar
  3. Gran peli American Gangster, de mis favoritas de los últimos años. Robin Hood es bastante aburrida en mi opinión aunque da otra visión de la historia del arquero de Sherwood. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Steve 'n' Seagulls farm machine (2015) La granja rockera más animada del sur

La historia del Jazz por Frank Tirro

¿Sabes? tienen un grupo de la leche. El tributo de Stephen King al Rock N' Roll