Cream Wheels of fire (1968)


La primera vez que escuche entero el disco Wheels of fire fue una de esas pocas experiencias que puedes llegar a decir. ¡Fue algo autentico!, visualizar mentalmente a un Eric Clapton en pleno apogeo y una fuerza totalmente superior a lo que iba llegando ha hacer con Yardbirds. Sin tenerse que etiquetarse bajo un estilo, con la presencia de una de las canciones más grandes del Blues que fue creada por la familia Chatman, Sitting on top of the world y que a la postre el gran Robert Johnson recogería las bases de esta, para poder crear el clásico Come on my kitchen. Hablando de Robert Johnson tambièn destacar la versión tan acelerada del Crossroad, donde van más allá de lo racional, con riffs de guitarra tan corrosivos y sucios que te harán sangrar los oídos, pero a la misma vez metiéndose en algunos momentos a hacer Folk como si lo hubiese mamado de toda su vida. Y es que Cream fue ese tridente musical, en donde tres magos se juntan y si saben complementarse los caminos musicales que pueden llegar a alcanzar son totalmente imprevisibles, al mismo tiempo que asombrosos. Muchos no entederan porque la banda no quiere volver a vivir una época de la cual escribieron su música con notas de oro. Pero hay recuerdos y fases de la vida que tienen que estar allí, como un legado imborrable que no tendría que ser mancillado por nada.


Wheels of fire es un disco que va más allá del Blues, el cual no sigue ni una norma dentro del Rock que se habría establecido a finales de la década de los '60. Encontrando muchos estilos musicales, los cuales beben uno de otros sin que estos pierdan fuelle, o fuerza. Realizando canciones eléctricas, con una clara influencia hacia Jimi Hendrix en la parte más psicodélica llega a tomar cuerpo en canciones como Those were the days, o interviniendo en una onda acústica acompañada por violines y violonchelos o en su defecto algún instrumento de metal, hacen del disco muy denso, profundizando en las melodías más medievales que por aquel entonces, muchas bandas asentadas en una cultura muy Hippie. Buscando nuevas formas de poder expresarse dentro de la música. Donde la patente de la guitarra de Clapton siempre dejara un sonido propio, una etiqueta que le pondría como uno de los mejores guitarristas del mundo.La cual lleva consigo durante muchos años de su carrera profesional.
Cream fue un grupo que supo llevar a exponer su música en su máxima potencia, saturando su sonido, el cual mezclaban el Blues con toques folclóricos, el Rock y la psicodélia creando una personalidad muy fuerte en el estudio, y en sus directos. Tan solo un elemento hizo que el grupo desapareciese de la escena. Las constantes disputas que habría dentro del seno de la banda, y es que aunque la fama aveces conlleva algunos factores que hacen que la magia de la música se pierda por completo.



Un año después se despedirían de los locales de grabación para siempre. Dejando 4 álbumes en los que hicieron crecer a los tres músicos dentro del terreno profesional. Después de los conciertos del 2005 ¿volverán a reunirse?. Hay un dicho que es, nunca volveré a beber de esa fuente, pero nunca digas nunca jamas. Por ahora es NO.

Comentarios

  1. Lo acabo de ver en la Fnac en vinilo por doce pavos!Comno no lo tenia en ese formato, ya sabes!
    Gran disco, aunque nunca fui gran fan de Cream, pero de Ginger Baker ,si!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esa si que es una buena oferta amigo! ¿Todavía sigues en Madrid?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Steve 'n' Seagulls farm machine (2015) La granja rockera más animada del sur

La historia del Jazz por Frank Tirro

¿Sabes? tienen un grupo de la leche. El tributo de Stephen King al Rock N' Roll