The Wallflowers Bringing down the horse (1996)


Es curioso ver como puede llegar a pasar el tiempo, y así, en el hay muchas melodías; que aunque no fueran y no son parte de tu vida cotidiana, si que llegan a asomarse a ella. Llevándote a momentos de tu vida donde te hace recordar, que la única cura para cualquier mal, es la lucha. De este estupendo disco me llevo como melodía en mis viajes a un par de canciones, las cuales (con o sin sentido figurado) fueron un gran placebo para mi alma, la cual se llego a vestir con forrajes de acero para no ser vulnerada. Hoy en día con todos los malos acontecimientos, las nubes que cada día tiñen un cielo más que gris, y las frágiles voces, que cada día se acentúan con una voz más firme para tener que coger la maleta, en busca de un mundo mejor, de algún lugar mejor (sino llega la Merkel y lo destruye también), claro esta. Llevándome a Jacob Dylan como compañero de viaje...




Comentarios

  1. es lo bueno (y lo malo, ojo) de la música, su vínculo con acontecimientos de nuestra vida... malo también, porque quién no tiene un disco o canción que no puede escuchar porque le recuerda a malas épocas? ... Wallflowers ... hacía años que no los escuchaba...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la música es la mejor terapia que puede haber, y si en cierto forma en algunas ocasiones también te trae malos recuerdos, pero yo creo que son para poder mirar hacia adelante para superarse uno.
      Sea bienvenido a este pequeño rincón y gracias por su visita y comentario.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La historia del Jazz por Frank Tirro

Steve 'n' Seagulls farm machine (2015) La granja rockera más animada del sur

¿Sabes? tienen un grupo de la leche. El tributo de Stephen King al Rock N' Roll