Elliott Murphy Aquashow deconstructed (2015) Regreso al principio del camino


Reza el dicho que no hay mejor forma de reivindicarse que el volver a sentir otra vez el comienzo de tus propios pasos. De alguna forma a Elliott Murphy esto se le clavo en la frente y de ahí salio el volver a grabar su primer álbum. Un disco lleno de suaves, densas y nostálgicas melodías acompañadas del sonido de una guitarra acústica y el sabor sucio y rasgado de la armónica con la que desfila en los compases más profundos de su propia vida. Con acentos de Rock y  a pasos de una voz desgastada con el tiempo, Aquashow reinventa su sonido, pero no lo llega hacer de una forma para que suene a la época actual. Es como si pusieras el disco de un guitarrista de Folk, el cual elude y se aleja de los sonidos más puros del Rock para desviar estos a los más arraigados a la tierra, al folk. Algo que puede funcionar para los que no tienen memoria, pero su música esta ahí y esa nunca sera borrada, por muchos retoques que pueda llegar a poner. Me acuerdo que la primera vez que le escuche, su voz y su forma de tocar me acercaba mucho a Springsteen, el cual puso la voz en una de las canciones del disco original de Aquashow, y una aptitud muy a lo Tom Petty, las cuales llegan a recalar en el sentido más paisajista, y menos dentro de la fiebre del Rock N' Roll. Eso sí, sin dejar de sorprenderme en la canción "Hangin' out".Pero es un disco para mi totalmente innecesario. En el hay canciones donde su voz ya deja mucho que desear, y no llega a las notas que podría llegar hace tiempo; pero claro esta que es lógico, tanto como legados que nunca se tendrían que haber tocado, y este es uno.

Comentarios

  1. No me fío de estas vueltas al pasado, y menos a un discazo irrepetible, aunque este artista siempre tiene cosas interesantes. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La historia del Jazz por Frank Tirro

Steve 'n' Seagulls farm machine (2015) La granja rockera más animada del sur

¿Sabes? tienen un grupo de la leche. El tributo de Stephen King al Rock N' Roll