Greg Lake declara que no le sorprendió la muerte de Keitk Emerson

Hace 6 días que falleció uno de los pilares del Rock progresivo, el llamado Hendrix de los teclados. Llegaría hasta donde nadie arriesgo a llegar dentro de las tablas establecidas, de un sonido que arriesgaba contra la naturaleza, para convertirse en uno de los músicos más grandes del Rock progresivo de la década de los setenta. Desgraciadamente una depresión lo llevó al suicidio. Según su novia, los problemas de salud, que le afectarían a la mano, y que le estaba impidiendo seguir tocando con normalidad, le haría trastocar totalmente. Hasta llegar al fatídico desenlace que tuvimos al final de ese trauma. Pero para todo esto, su antiguo compañero, Greg Lake, de la banda Emerson Lake & Palmer, ha declarado que su muerto no le ha venido de sorpresa. No le ha producido ningún shock, debido a que él ya conocía perfectamente sus estados de ánimo, los cuales empezaron a ver en él, su faceta más oscura ya a finales de los años setenta. Justamente cuando el grupo estaba perdiendo fuelle, dentro de su popularidad.

"Tengo que ser honesto y decir que su muerte no vino como un shock para mí. La situación con Keith no sucedió de repente, se había estado desarrollando desde tan atrás como el álbum Works Vol 1 (1977). En ese momento, empecé a ver cosas que suceden con Keith, que no se ven o se sienten bien ".
"Creo que Además, Keith se metió en el abuso de sustancias, que lo hizo peor y toda la cosa acaba en espiral. El vivió, al final, esta existencia muy solitaria de alguien que estaba profundamente preocupado. Amaba la música; que era su principal objetivo en la vida, pero la música que hizo después de ELP nunca se dio frutos de la misma manera como lo hizo en los primeros días ".

En este enlace os dejo la entrevista que ofreció Lake al completo.


Que la tierra le sea leve...

Comentarios

Entradas populares de este blog

La historia del Jazz por Frank Tirro

Steve 'n' Seagulls farm machine (2015) La granja rockera más animada del sur

¿Sabes? tienen un grupo de la leche. El tributo de Stephen King al Rock N' Roll