Zucchero Black Cat (2016) maullidos de libertad

Una de las primeras imágenes, que me viene a mi mente. Cuando escucho la música de Zucchero, es la de aquella mujer bailando a la luna llena. De esa forma conocí musicalmente, a uno de los guitarristas del Blues italianos, más internacionales que ha tenido en su país. Arropado por artistas internacionales de la talla de Eric Clapton, Bono, Steve Ray Vaughan, Joe Cocker, o Paul Young, con el que interpretaría uno de los mayores éxitos escritos por el propio Zucchero junto al compositor británico, Frank Muster. Ahora, 6 años han tenido que pasar, desde que editase su anterior álbum. Para que el Bluesman vuelva a sus fueros dentro de su décimo álbum en estudio. El cual ha sido forjado en su gira americana, la cual vuelve a resucitar la voz de los nuevos esclavos. Dentro de un disco donde predomina su idioma original, intercalado en canciones con el inglés. En el que tiene a el bueno de Mark Knopfler, en el que interpretan la canción de U2, "Streets of surrender", en homenaje a las víctimas del atentado terrorista de París.


Con una clara alusión al film de Quentin Tarantino, "Django desencadenado", "Partigiano Reggiano" rompe cadenas, dentro de una canción que clama a la libertad. En el que pone como protagonistas principales a las clases más desfavorecidas, ante las miradas de los esclavistas, y una raza que pedía su libertad. La canción en si, devuelve a el músico al Blues Rock, dejando sus coqueteos con otros estilos musicales. Y por encima de todo, demostrando que da igual el idioma en el que se cante el Blues, siendo una raíz musical, aplicable a cualquier expresión musical. Black Cat es un disco honesto, donde demuestra que su maestría a la hora de enfocar nuevas canciones, nuevos retos, no ha perdido fuelle. Con canciones como "Ten More Days", donde ocasionalmente se desliza el slide, por el cuello de una guitarra. Causa que me parece poca cosa y que pediría mucha más contundencia, dentro del álbum,. de un músico que sabe hacer Blues, cuando claramente se lo propone. Pasando por la versión que el cantante de U2, Bono, compuso en homenaje a las víctimas del atentado de París, en sus dos versiones. Sinceramente, después de haber visto a Bono pidiendo el voto a el partido de la derecha, de los recortes, de la austeridad en toda Europa. La cual esta llevando a muchas familias a la penumbra. Me parece un postureo barato y desenfocado. Es como si mañana me comiese un chuletón de dos kilos, y dijera que soy vegetariano, porque defiendo la vida de las plantas. En esos dos casos, hay algo que no sintoniza, que distorsiona.

Con "Hey Lord", vuelven a aparecer las voces de los esclavos, en una canción que pide la abolición de todas las formas humanas de humillar, esclavizar, ante un mundo que parece que durmió, tras haber llorado mucho tiempo.


Black Cat es en definitiva, en términos generales, un álbum rompedor. Con canciones que realmente te llegaran por su contenido, ya sea "Voci", demostrando que la voz de las personas, siempre tienen que escucharse en libertad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Steve 'n' Seagulls farm machine (2015) La granja rockera más animada del sur

La historia del Jazz por Frank Tirro

¿Sabes? tienen un grupo de la leche. El tributo de Stephen King al Rock N' Roll