A todo riesgo Memorias airadas de una pretender por Chryssie Hynde (2015) es esas memorias que está ahí, pero sin chicha ni limona...

Antes de empezar, me gustaría indicar, que una de las mejores cosas, que puedes llegar hacer. Cuando no estás sujeto a una editorial, puesto esta no te manda los libros, es que puedes ser imparcial. Puedes ser mucho más objetivo a la hora de hablar sobre el volumen en tanto, y mostrar ese lado tan oscuro, que en muchas críticas, se suele apartar, para que se pueda ver lo mejor que hay dentro de este mismo. Como dijo George Orwells,"Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas". Antes de seguir, me gustaría indicar que la editorial Malpaso, es una de las que más arriesgan en estos momentos, con publicaciones que pueden ir a una minoría de público, en unos tiempos, que esa minoría de público, de lectores, se ha cortado escalofriante. Lo que hace que pienses mucho antes de volver a meterte en un nuevo proyecto. Pero vamos al grano, ¿¿Memorias airadas de una Pretender es el libro que tienes que leer si o si? Para mi es un libro muy desaprovechado, donde da mucha importancia, a hechos que nos puede pasar a cualquiera, dejando lo sustancial, como una anécdota, y eso que si quería hablar de Pretenders. Estoy seguro que hubiera tenido más de 400 páginas donde contar mil cosas. Para poder encontrar la privacidad de Chrissie Hynde. Pero... no es así.

Como muchas historias, o películas, cuando empieza a contar lo interesante, es cuando empieza a terminarse. Tal vez porque yo sea muy escéptico a la hora de escuchar la vida de los demás, sin que esta me tenga que aportar nada a la mía. La que al final, cojes algunos libros y los dejes pasar muy por alto. Eso sí, aunque Chrissie intente contarlo de una forma muy ligera y relatar sus vivencias, de una forma muy campechana, cansa. Pues si tienes algo bueno que contar, dilo. Pero, en algunos fragmentos, le gusta más el propio plástico que el Rock, y aunque haya sido una mujer muy liberal dentro de los sesenta, hay cosas que no cuadran. Por ejemplo, cuando dice que a los afroamericanos no les gustaba la música de los sesenta de Blues,  porque no iban a sus conciertos. Si se obvia la segregación racial, pues tendría su lógica. Pero eso fue un hecho muy deleznable, existió, y es algo que nunca se podrá negar. No es que no quisieran entrar con otro blancos a ver un concierto, es que eso, sobre todo en la zona del sur, era una mera utopía, que estaba empezando a acabarse, gracias a personas como Martin Luther King, y demás personalidades que no fueron nombradas. Pero que su lucha fue muy importante, para poder seguir avanzando ante la igualdad.


Chrissie Hynde muestra su vida, sin tapujos, pero muy convencional, y al mismo tiempo, limitada a la hora de referirse los encuentros con otros músicos. Y aunque tenga un capítulo que lo dedique a la figura de Lemmy, la verdad es que no le he sacado mucho partido. Puesto que parece esporádicamente. Eso sí, me encanta cuando empieza en la página 300 a ponerse musical, con su banda madre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La historia del Jazz por Frank Tirro

Steve 'n' Seagulls farm machine (2015) La granja rockera más animada del sur

¿Sabes? tienen un grupo de la leche. El tributo de Stephen King al Rock N' Roll